Euro

Está el BCE salvando a Europa de la recesión?

En una de sus últimas acciones como jefe del Banco Central Europeo, el pasado jueves, el italiano Mario Draghi anunció un ambicioso paquete de estímulos fiscales. Con ello, busca combatir la llegada de la recesión económica que amenaza a Europa. 

Este consiste en el regreso del programa de compra de deuda. Mismo que hubiese sido pausado por el mismo banco el pasado diciembre. Así como una reducción a la facilidad de depósito de un 0.1 %, llegando a un porcentaje histórico de -0.5%. 

Con esta medida busca, hacer más costoso para los bancos comerciales tener su dinero reservado en el banco central. Alentandolos a aumentar sus préstamos a consumidores y negocios. Como resultado, aumentando el flujo de capital y generando una re-activación de la economía.

¿Cuál es el impacto global de esta decisión?

Este anuncio llega un momento crucial a nivel internacional. En el marco de una tendencia global hacia el proteccionismo comercial, alentada por la guerra comercial entre China y Estados Unidos. Mientras que en Europa se resiente la inminente entrada en recesión de Alemania, su economía más sólida, y el Brexit. 

Como resultado, no se hizo esperar la respuesta del Presidente estadounidense Donald Trump. Quien usando su canal de comunicación predilecto, Twitter, acusó a la Eurozona de dañar a los exportadores norteamericanos. Además, arremetió contra Reserva Federal, acusándolos de quedarse con los brazos cruzados y no tomar medidas.

Consecuencias inmediatas

Finalmente, si bien, la medida fue controvertida, por la aparente falta de consenso dentro del BCE y su posible impacto negativo a futuro. Para el día de hoy, a solo unos días de su entrada en vigor, el euro ha comenzado a apreciarse. 

En conclusión, los resultados definitivos de esta decisión serán revelados con el tiempo. Sin embargo, estas medidas son un claro indicador de la preocupación de los gobiernos ante la desaceleración de la economía global.