El futuro del agua, perspectivas y oportunidades financieras

Los conflictos por recursos naturales en el mundo, no son algo nuevo. El petróleo, ha sido un recurso de disputa alrededor del planeta durante décadas. Y se ha encontrado al centro de múltiples conflictos de gran escala. Sin embargo, ¿deberíamos empezar a preocuparnos por la escasez de otros recursos básicos? Todo parece indicar que sí.

Ante el crecimiento de la población global y el cambio climático. El agua comienza a ser un foco de atención y preocupación para científicos y analistas alrededor del mundo. 

Aunque tres cuartas partes del planeta están cubiertas por agua, solo una fracción de ésta es viable para consumo humano. Considerando que la población mundial excede los 7 mil millones y se encuentra en constante crecimiento. La continua disponibilidad de este recurso vital, al largo plazo, se encuentra ya en duda.

Como resultado de una investigación, la Organización de las Naciones Unidas, alertó que para el año 2050 se prevé que el consumo de agua aumente en un 44%. Al hablar de un recurso que permanece en su mayoría estático, ¿Cómo haremos para satisfacer este aumento exponencial en el consumo?

La escasez de agua, ya es una realidad en algunas regiones del mundo. Los conflictos por este recursos se encuentran ya presentes. Sin embargo, existe el temor de que, en el futuro, estos serán una constante en el mundo entero.

Algunos datos a considerar:

  • De acuerdo con información de Unicef, en la actualidad, más de 768 millones de personas, viven sin acceso a agua potable.
  • Cada año mueren 3 millones y medio de personas con enfermedades relacionadas la calidad del agua.
  • En Estados Unidos, se consumen más de 1300 millones de litros de agua diariamente. Un promedio 5 veces mayor al consumo de agua en Europa.
  • Se calcula que 90% del agua usada en países en desarrollo, regresa a los ríos, sin ningún tipo de tratamiento. 
  • Se prevé que para el año 2025, cerca de 2000 millones de personas, vivirán en regiones con escasez de agua absoluta.

Así, debido a las enormes disparidades, el aumento de la demanda y el riesgo de escasez. Es que el agua podría llegar a convertirse en el mayor foco de conflicto geopolítico en las próximas décadas. 

La ONU ha proyectado, que son más de 300 zonas en el mundo en las que el riesgo de conflictos por el agua es gravemente alto.


Probabilidad de problemas geopolíticos entre las principales cuencas transfronterizas.
Fuente: World Economic Forum (https://www.weforum.org/agenda/2018/10/where-the-water-wars-of-the-future-will-be-fought)

Las zonas con mayor riesgo de conflictos a gran escala, viven ya tensiones, ya sea por el acceso al agua misma o por cuestiones políticas. Mismas que de no resolverse, exacerbadas por el aumento de tensión y el crecimiento población pueden llegar a escalar.

Estas regiones se concentran en la cuenca del Río Nilo, actuales zonas de conflicto en medio oriente como: Siria, Irak, Turquía, Israel y Palestina, Chile y Bolivia, la cuenca del río Zambeze entre Mozambique y Zimbabwe y el río colorado.

Existen analistas que consideran que estos conflictos podrían escalar de tal manera que el acceso al agua podría ser un factor clave para que se desate una guerra de dimensiones globales.

Sin embargo, cómo evolucionen estos conflictos dependerá ampliamente de cómo estén los países para afrontarlos. Así como de las medidas para cuidado del agua que se tomen en la actualidad.

¿Cómo ha reaccionado el mercado financiero?

Si bien, no se sabe a ciencia cierta cómo evolucionará la crisis del agua. Es una realidad que este recurso será de creciente importancia para la economía global.

En la actualidad, muchos expertos comienzan a ver el agua como una de las inversiones más seguras y rentables a largo plazo y muchos comienzan ya a tomar cartas en el asunto

Así ya existe una herramienta financiera que permite invertir en el agua. Esta es através de los ETF, Los ETF (Exchange-Traded Funds), estos son valores de inversión cotizados, que rastrean y replican el desempeño de activos subyacentes. Estos abarcan una amplia gama de activos y permiten diversificar las inversiones, minimizando riesgos.

Mientras que es imposible especular con el agua como materia prima, de forma directa. Los ETFs permiten invertir en empresas dentro de la industria de agua. Como aquellas involucradas en procesos de purificación de agua, transporte y otros productos relacionados.

Los más importantes son:  Invesco Water Resources ETF, Invesco Global Water ETF y Invesco S&P Global Water Index ETF. Estos fondos permiten invertir en una serie de compañías, de forma tal que su comportamiento en la bolsa se asemeja al comportamiento general de alguno de estos índices. 

Su rentabilidad es actualmente muy alta y ofrece potencialmente múltiples beneficios. Aunque debe tenerse en cuenta que se trata de una inversión a muy largo plazo. 

Además de los beneficios económicos. Invertir en agua, sabiamente, también presenta una posibilidad para ser parte en la creación de una mejor infraestructura de distribución, saneamiento y mejora de la calidad del agua. Factores que pudieran ser claves para combatir la escasez y disminuir las probabilidades de conflictos.